Cubiertas protectoras para soportar altas temperaturas

Todos los compresores de refrigeración tienen un límite de temperatura de trabajo, cuando la temperatura exterior que soportan pasa los 45ºC sus sistemas de presión se equilibran y el equipo se detiene. O sea que cuando más se le necesita deja de funcionar.
El sol a pleno es un factor decisivo por lo que protegerlos del sol es una buena medida.

Esta cubierta no solo logra bajar 4 ºC en su exterior para evitar que se detenga sino que en buena medida aunque la temperatura no sea tan alta le brinda al compresor un buen reparo que aumenta su rendimiento bajando el consumo eléctrico.

Las características de este sistema saltan a la vista, sus anchas lamas casi horizontales con una separación de 10 cm una de la otra, permite correr el aire pero impide la acción directa del sol.

Su objetivo no es estético por lo que su uso se recomienda en azoteas.

Tomando en cuenta el elevado consumo de cualquier equipo si logramos que trabaje menos forzado consumirá menos electricidad, por lo que este tipo de protección se amortiza muy rápidamente.

¡Quiero conocer el precio!