Cubiertas para equipos de aerotermia

Aerotermia: ventajas e inconvenientes

Conoce las ventajas e inconvenientes de la aerotermia

A la hora de realizar la instalación de calefacción y climatización, la bomba de calor de aerotérmica es una de las opciones más solicitadas. Entre sus múltiples ventajas destacan su alto nivel de eficiencia y la comodidad de solo depender del suministro eléctrico. De esta forma, se evitan otros suministros continuos o discontinuos como el gas o la biomasa.

 

¿En qué consisten las bombas de calor aerotérmicas? 

Son bombas de calor convencionales pero con una eficiencia tan alta que se llega a considerar una energía renovable.

Además, la aerotermia suele destinarse a calentar agua tanto para consumo (ACS) como para instalaciones de calefacción de baja temperatura. Algo que con una bomba de calor convencional no es recomendable por su baja eficiencia.

 

INCONVENIENTES

Una de sus mayores desventajas es que, al igual que las bombas de calor convencionales, necesitan una unidad exterior y una interior. Esto supone problemas de espacio y de estética, ya que hay muchos casos donde la ubicación de la unidad exterior es compleja si queremos ocultarla.

De hecho, si su ubicación es en el exterior, las inclemencias del tiempo (lluvia, viento, frío…) hacen que el gasto energético sea mayor. Para evitarlo, la mejor solución es proveerlo de una cubierta específica que la proteja de estas. Así, le proporcionará una temperatura adecuada y le librará de las rachas de viento, lluvia y la congelación del rocío.

Proporcionarle esta funda permite colocarla en ubicaciones más adecuadas. Además, prolongará la vida del aparato y, al mantener la temperatura, se ahorrará en consumo eléctrico. 

 

VENTAJAS

Entre sus principales ventajas se encuentran la eficacia, limpieza y comodidad.

Eficiencia. Se trata de un sistema de alta eficiencia con lo que el consumo es muy reducido y el ahorro a largo plazo considerable. Aunque el precio del Kw/h eléctrico es alto, la factura mensual para calefacción o climatización se reduce considerablemente respecto al gas. Ahorra un 77 % respecto a otros sistemas.

Limpieza. Es evidente que requiere mantenimiento, pero se trata de un sistema que no genera humo, gases o cenizas en el edificio. Por lo tanto, evita problemas de evacuación de los gases de combustión propios de otras opciones.

Comodidad. La bomba de calor se basa en el suministro eléctrico,  por ello para disfrutar de la aerotermia, a nivel doméstico, no es necesario contratar suministro de gas. Tampoco hay que estar pendiente de otros suministros como los pellets como con las calderas de biomasa. Esta supone una de las razones principales para decantarse por este método de calefacción.